domingo, 30 de marzo de 2014

Ensalada campera al estilo alemán.

Nos vamos de paseo por Alemania, mientras degustamos esta sabrosa ensalada, cuyo ingredientes principales son las patatas y las salchichas. A nuestros hijos les va a gustar, ¿pues a que chiquillo hoy en día no le gustan las salchichas?. Es una ensalada campera tradicional, como la nuestra, pero con el aliciente añadido de las salchichas alemanas que harán las delicias de todos; y con la novedad de la salsa de mostaza que le da un sabor diferente y peculiar.
¡Vamos a por esa ensalada tan llena de sabor y fácil de preparar, espero que os guste!



Ingredientes para 4 personas:
  • 700g de patatas pequeñas.
  • 1 cebolleta.
  • 4 salchichas alemanas (2 cocidas y 2 ahumadas).
  • 8 pepinillos agridulces.
  • 1 pimiento.
  • 1 tomate grande.
  • 1 latita de aceitunas negras.
  • 2 huevos.
  • Agua para la cocción.
  • Sal.
  • 1 chorrito de aceite de oliva.
  • Cebolla frita crujiente.
  • Para la salsa: una cucharada de mostaza de Dijon, 200ml de mahonesa ligera y unas gotas de limón.

Elaboración:

1. Ponemos a hervir las patatas (sin pelar) y los huevos en una cacerola con sal y agua.

2. En una sartén ponemos unas gotas de aceite y hacemos las salchichas a la plancha. En un bol picamos un tomate, el pimiento y la cebolleta todo muy finito; cuando esten las patatas cocidas apartamos del fuego y una vez frías las pelamos y cortamos en dados; igualmente hacemos con los huevos y agregamos a las hortalizas.


3. Cortamos las salchichas en aros y añadimos a la mezcla anterior.

4. En un cuenco ponemos la cucharada de mostaza y la mahonesa con unas gotitas de limón; removemos bien y la incorporamos a la ensalada. Una vez emplatada ponemos un poquito de cebolla frita crujiente sobre la ensalada y ponemos dos pepinillos en mitades para cada comensal. ¡A comer y buen provecho!


jueves, 20 de marzo de 2014

Tarta de primavera.

¿Os gustan las uvas y los frutos del bosque? Pues con esta tarta podemos sacarle un partido esplendido, tanto en la vistosidad de la decoración externa, con sus colores que te invitan a degustar, como para enamorar a nuestras papilas con ese bizcocho chocolateado y aderezado con arandonos, sabroso y esponjoso que será la delicia de nuestros hijos. He aprovechado, ademas, para darle un homenaje a mi marido en el día del padre, que por sus tantos desvelos se merece. Le encantó el detalle y la tarta, con eso me doy por satisfecha y de paso disfrutamos toda la familia con esta delicia. ¡Felicidades a todos los padres!



Ingredientes:
  • 120g de harina tamizada.
  • 150g de azúcar.
  • 120g de mantequilla sin sal.
  • 2 huevos.
  • 1/2 sobre de levadura.
  • 40g de cacao en polvo.
  • 150g de frutas del bosque.
  • 250g de nata para montar.
  • Para decorar: uvas, frambuesas, grosellas y naranja.

Elaboración:

1. En un bol derretimos un poco la mantequilla y ponemos el azúcar. Batimos bien, y a continuación colocamos la harina y los huevos.


2. Batimos bien y agregamos el cacao y la levadura, hasta que tengamos una masa compacta.


3. Untamos y enharinamos un molde de unos 25 cm de diámetro; lo volvemos boca abajo para quitar el exceso de harina.

4. Vertemos en el molde la mitad de la masa y añadimos los arandanos al resto de la masa, colocandola posteriormente tambien en el molde.


5. Precalentamos el horno a 185ºC e introducimos el molde dejandole cocer unos 25 minutos (yo lo tapo con un papel vegetal por encima para que no se tueste demasiado). Transcurrido el tiempo, vemos si está cocido y sacamos del horno dejandolo enfriar.

6. En un bol ponemos la nata para montar y la vamos montando con la batidora, cuando está casi montada le ponemos un poco de azúcar y seguimos montando hasta que endurezca.


7. Desmoldamos la tarta, ya fría, y colocamos sobre ella la nata; adornamos con los frutos del bosque, las uvas y algun gajo de naranja. ¡Y a disfrutar de esta maravilla!


domingo, 16 de marzo de 2014

Solomillo a la naranja.

Seguimos en época de naranjas y hoy voy a preparar una receta en la que las naranjas tienen un papel muy importante. El solomillo de cerdo es otro componente principal y juntos son una combinación deliciosa, con un sabor agridulce, que a mi me encanta. Es muy sencillo de preparar y rápido. Como guarnición podemos acompañarlo con un arroz blanco o unas patatas fritas; yo me decanto por estas últimas porque en mi casa gustan mas, pero los dos van muy bien. Tiene la ventaja de que al ser un plato que puede prepararse con antelación, podemos dejarlo preparado y ahorrar tiempo. ¡Espero que os guste!



Ingredientes para 4 personas:
  • 2 solomillos de cerdo.
  • 1 cebolla grande.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 vasos de zumo de naranja.
  • Un chorro generoso de vino blanco.
  • Aceite de oliva.
  • Pimienta.
  • Sal.
  • Harina.

Elaboración:

1. Salpimentamos los solomillos y envolvemos en harina. En una cacerola ponemos un chorrito de aceite de oliva y sellamos los solomillos, dandoles la vuelta de vez en cuando para que se sellen bien. Una vez sellados los sacamos de la cacerola y reservamos.


2. Añadimos la cebolla finamente picada a la sartén (donde hemos hecho el solomillo); la pochamos lentamente y cuando ya casi este le ponemos los dientes de ajo muy picaditos sofriendo unos minutos más. Agregamos una cucharadita de harina y removemos bien con cuidado de que no se queme.


3. Añadimos ahora el vino blanco y el zumo de las dos naranjas; rectificamos de sal e introducimos en la cacerola los solomillos. Llevamos a ebullición y dejamos cocer unos 30 minutos, dandole la vuelta a los solomillos de vez en cuando para que se hagan uniformemente.


4. Transcurrido el tiempo de cocción ( no dejeis que se hagan demasiado para que la carne no se quede seca), sacamos los solomillos y trituramos la salsa con una batidora o un chino. Cortamos en rodajas los solomillos y emplatamos poniendo la salsa por encima; el resto la vertemos en una salsera por si alguien desea más. Acompañamos con unas patatas fritas o arroz; cualquier guarnición le viene bien.


lunes, 10 de marzo de 2014

Envuelto de esparragos con queso de cabra y crujiente de jamón.

Los esparragos verdes, podemos encontrarlos casi todo el año en nuestros mercados, pero es ahora cuando empieza la temporada fuerte, cuando son mas asequibles a nuestro bolsillo; es el momento de aprovechar para tomar este delicioso manjar verde lleno de vitaminas.
Hoy los he preparado de una forma muy sencilla, haciendo un pequeño manojo; rellenandolo de queso de cabra curado (se puede utilizar cualquier otro queso que nos guste) y envolviendolo en una loncha de jamón serrano; así de fácil y rápido. El resultado: inmejorable.



Ingredientes para 4 personas:
  • 16 esparragos verdes.
  • 4 trozos alargados de queso de cabra curado.
  • 4 lonchas de jamón serrano.
  • Sal.
  • Agua para la cocción.
Elaboración:

1. Lavamos y cortamos la parte dura de los esparragos; ponemos en una cacerola agua con sal y cuando rompa a hervir, agregamos los esparragos. Los dejamos cocer entre 3-5 minutos (el tiempo de cocción depende de el grosor de los esparragos).


2. Una vez cocidos, sacamos del agua y dejamos escurrir sobre un paño; cuando hayan escurrido pasamos a preparar el manojo.


3. Ponemos la loncha de jamón, 2 esparragos, los bastoncitos de queso y sobre el queso, los otros 2 esparragos; y envolvemos con el jamón.

4. Precalentamos el horno a 180ºC y cubrimos la bandeja con un papel vegetal; colocando sobre el los manojos de esparragos ( yo coloco un papel de aluminio sobre el jamón para que no se nos queme éste).


5. Lo dejamos unos 5-10 minutos ( lo suficiente para que el queso se derrita y el jamón quede crujiente). A continuación, sacamos; quitamos el papel de aluminio y emplatamos. Lo tomamos inmediatamente para que no se nos cuaje el queso y quede meloso.
¡A comer!


domingo, 2 de marzo de 2014

Rosquillas caseras.

Se va acercando la Semana Santa y , aunque, todavia es pronto ya empezamos a ver dulces tradicionales de esta época del año en las pastelerias o supermercados.
Una de las recetas más populares, en mi pueblo y en toda Extremadura, es la de las rosquillas; que van bien para todo: como desayuno, merienda, y en mi caso concreto, para cualquier hora porque si las tengo en casa son una perdición para mí. No hay muchas cosas que decir sobre ellas que ya no sepamos, pues  es bien conocida por todos. Hya muchas recetas para elaborarlas, esta en concreto es una de las de toda la vida; por ella se regian la tia Rosa y mi suegra para prepararlas y están de vicio.
Con estas medidas: salen unas 20-25 rosquillas según el molde que utilicemos; si queremos mas cantidad doblamos los ingredientes.
¡Espero que os gusten!



Ingredientes:
  • 3 huevos.
  • 1 kg de harina.
  • 1/4 l de leche.
  • 175 ml de aceite de oliva.
  • 150g de azúcar.
  • 1 levadura.
  • 3 sobres de gaseosas el Tigre, en Mercadona tambien las tienen de la marca Hacendado.
  • La ralladura de un limón.
  • 1/2 vasito de anís.
  • La peladura de 2 naranjas.
  • 1,5 l de aceite de girasol para freir, si veis que es poco añadís más.
  • Azúcar para rebozar.
  • 3-4 cucharadas de harina, tambien para rebozar.
Elaboración:

1. Ponemos a calentar los 175 ml de aceite con la peladura de una naranja. Cuando empiece a dorarse la cáscara, retiramos del fuego, sacamos la peladura y dejamos enfriar el aceite.

2. En un cuenco grande ponemos los huevos batidos, el azúcar, la ralladura de limón, la harina, la levadura, las gaseosas, la leche, el aceite ya frío, el anís. Removemos todo muy bien hasta que se forme una pasta homogénea; tapamos con un paño y dejamos reposar una media hora.


3. Transcurrido el tiempo de reposo, cogemos la masa con las manos y si se nos pega, añadimos un pelín mas de harina (pero ojo no mucha porque si no se nos queda la masa dura).

4. Espolvoreamos harina en una superficie limpia y extendemos sobre ella la masa, ayudandonos de un rodillo; dejandola de un centímetro y medio de grosor. Con un corta pastas hacemos la circunferencia de la rosquilla y para hacer el agujero central, utilizamos un cortapastas muy pequeño.


5. Si queremos moldearlas con las manos, lo hacemos cogiendo pellizcos de masa alisandolas y formando un pequeño rectangulo que vamos estirando para darle forma; yo creo que salen más bonitas utilizando un molde, y así lo he hecho. Tambien son mas fáciles de preparar.


6. Mientras cortamos las rosquillas, ponemos en una sartén honda el aceite en gran cantidad y le agregamos las peladuras de la otra naranja para aromatizarlo. Cuando dore la cáscara sacamos la peladura y vamos poniendo en el aceite caliente las rosquillas para que se frian. Yo bajo la intensidad del fuego para que se queden bien fritas por dentro (si está muy fuerte el fuego, se quemaran por fuera y no se harán por dentro). Cuando esten fritas las vamos poniendo a escurrir en papel absorvente.


7. En un cuenco aparte, ponemos bastante azúcar con 3-4 cucharadas de harina y meclamos bien ( si nos gusta la canela, podemos añadir una cucharadita). A continuación, rebozamos las rosquillas fritas en el azúcar y colocamos en el recipiente a elegir. Si las tapamos bien y no les da el aire, nos duran un montón.


¡Ya tenemos nuestras rosquillas caseras!